9 marzo, 2018 Jose Antonio Vila

Estudio Surestao ahora es Kido Estudio

Se han cumplido hace pocos meses los 6 años desde que nació la marca Surestao. La verdad, cuando se eligió este nombre no fue una decisión muy meditada. Buscabamos un nombre que nos gustase, que sonase “al sur” y que no nos diera complicaciones con otras marcas. Oímos este término y nos gustó. Pues adelante con ello.

Con los años y las experiencias, hemos visto que no fue la mejor elección. Primero, porque la relación con lo que hacemos es nula. Segundo y más importante, porque nos hemos cansado de deletrear: “sur-estao, sí, como estado pero sin la d”, “surestao, tal y como suena”, “sur e-s-t-a-o”… Así que de un tiempo a esta parte afrontamos la complicada misión de rebautizarnos a nosotros mismos. Esta vez pensando las cosas con tiempo y buscando algo que tuviera más sentido y, a poder ser, que nos ahorrase deletreos.

Era un volver a nacer prácticamente. Volver a iniciar el camino de construir una marca. Esta vez no partimos desde cero, pero hay que volver a arrancar.
El primer paso que hicimos fue renovar la web. Teníamos en mente un camino de mentalidad oriental (la sencillez, el menos es más), algo mucho más simple, mucho más claro y que dejase lo más importante a la vista: a qué nos dedicamos.
Con la web ya lista, nos pusimos a pensar el nuevo nombre, la nueva identidad. Volviamos a pensar la sencillez oriental, en lo japonés, en este nuevo inicio, en este nuevo arrancar… Los simples conceptos nos llevaron a lo que hoy nace: Kido.

Kidō es la manera occidental de escribir la palabra japonesa 起動 (no nos pidáis que lo escribamos a mano) que puede traducirse como “iniciar”, “activar”, generalmente usado en el mundo de los PC. ¿Había alguna palabra que relacionase mejor todos los conceptos que buscábamos? Volvemos a activarnos, seguimos en el mundo informático, tenemos un nombre sencillo con pie a pocas confusiones y todo mezclado en el mundo japonés que tanto nos atrae. Podíamos habernos decantado por términos más relacionados con la programación o el diseño, pero no dimos con ninguno que acaparara mejor todas nuestras ideas.

Con el nombre decidido, dejamos paso al diseño del logotipo. Aquí apostamos por la continuidad: mismos colores, similares tipografías y una figura circular que nos acompaña desde nuestro primer logotipo. Un trabajo relativamente sencillo que ha sido el punto final a un proceso de renovación que ha durado unos cuantos meses.

¿Qué os parece este cambio? ¿Creéis que hemos acertado? ¿Os gusta el nuevo nombre y el renovado logotipo? Tienes los comentarios para dejarnos tu opinión.

Sobre mí

Jose Antonio Vila Desarrollador web freelance bajo la marca Kido Estudio.Jose en Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *